entrevista a the edge, guitarrista de U2

February 10, 2005 at 6:47 pm 1 comment

“Será difícil ir a Chile y no hacer algo especial”

En exclusiva, el guitarrista de la banda irlandesa adelanta aspectos del debut de Popmart, el recital multimedia que U2 presentará el próximo 11 de febrero en el Estadio Nacional.

Por Marisol García (El Mercurio, diciembre 2007).


La semana pasada, en Ciudad de México, U2 terminó la parte europea y norteamericana de su gira Popmart, iniciada el 25 de abril en Las Vegas, y que ya ha llevado el tour de promoción del disco Pop por 62 ciudades y veinte países. En Chile, la banda ofrecerá un único show, el próximo 11 de febrero en el Estadio Nacional, tras su debut en Brasil (27 de enero) y Buenos Aires (4 y 5 de febrero) y antes de su paso a Australia, África y Asia.

Preparándose para celebrar las fiestas de fin de año en su natal Dublín, desde Seattle el guitarrista The Edge confirma que su visita a Santiago es un hecho seguro: “Ya compré mi bronceador”, dice, y promete que “todo lo importante” de su actual espectáculo, además de los hits acumulados durante diecinueve años de carrera, el limón gigante de metal, la pantalla de video de setecientos metros cuadrados y todo aquello que ha convertido a Popmart en la más comentada de las giras internacionales multimedia del año “estará ante ustedes sin grandes modificaciones”.

—En el pasado hemos compuesto canciones vagamente inspiradas en la situación política de Chile y Argentina, y estoy seguro de que cuando vayamos a tocar allá recuperaremos esos temas para incluirlos en el show, a pesar de que no las hemos tocado en esta gira—, adelanta The Edge en torno a los planes para el próximo debut sudamericano de su grupo. —Sería muy difícil ir a Chile y Argentina por primera vez y no hacer algo especial.

Al momento de presentar la gira, en febrero pasado, Bono dijo que para el final del tour del mundo estará “cansado de U2”. ¿Estás tú cansado de Popmart?
—La verdad es que nos vamos emocionando cada vez más. Comenzamos la gira con una idea bastante vaga de lo que queríamos hacer. Teníamos una pauta pero no realmente detalles. El show se ha ido desarrollando a través de la gira y la diferencia entre Las Vegas y Ciudad de México es un cambio enorme y que continúa evolucionando.

¿En qué se nota?
—Pienso que en dos áreas: el desempeño de la banda y la importancia de la producción, que en los dos primeros shows se excedió en algo y pareció dominar y ser el eje del espectáculo. Durante el desarrollo de la gira la banda ha ido ganando en importancia. En estos momentos, las luces y el diseño son el decorado para un show de rock muy dinámico. Al principio estábamos recién conociendo las nuevas canciones y experimentando con los nuevos arreglos para los temas antiguos. En términos emocionales, hoy hay un grupo distinto, los conciertos vinculan mucho más íntimamente a la banda y la música, sin separarse de las canciones.

Al igual que su anterior gira, Zoo TV, Popmart se concibió como una crítica a vicios sociales sobre los que la banda sentía necesario reflexionar, tales como el consumismo y la cultura chatarra. Luego de varios meses de llevar el show por todo el mundo, ¿crees que ese mensaje ha quedado claro para el público?
—Siempre pretendimos que el principal foco de este show fueran la música y la pasión de la banda. Pero queríamos destacar de una manera honesta las dificultades de ser un grupo grande durante los (años) noventa y de cómo debemos lidiar con el aspecto comercial de lo que hacemos. No podemos escondernos de eso. Estábamos determinados a mostrar lo ridículo del aspecto comercial del rocanrol y reírnos. Para mí, no es lo más importante en la música pero, desafortunadamente, en los noventa se habla sólo de eso: de cuál es la venta de tus discos, del nivel de demanda de entradas, del número de camiones que llevas en la gira. Por eso queríamos diseñar una producción que se riera de sí misma y nos permitiera divertirnos. No era realmente una crítica al comercialismo, sino que a lo que nosotros estábamos pasando al ser un grupo enorme y tocar ante esos estadios masivos, lo cual es una necesidad pero también es ridículo.

—¿Estás consciente de que el humor irlandés puede ser muy distinto al de otras partes del mundo?
—Sí, y hay momentos en que hemos sufrido esa diferencia. No podemos cambiar lo que somos ni hacer nuestro show traducible de la misma manera para todo el mundo, como un punto de referencia que signifique lo mismo para cualquier cultura. Eso nos limitaría demasiado. Pero muchos de nuestros elementos humorísticos son bastante obvios: cuatro tipos bajando de un limón gigante, creo que es divertido en cualquier idioma.

Han señalado el problema de los auspicios como una de las razones principales de no haber venido antes a Sudamérica. Ése ha sido un asunto en el cual ustedes se han manejado con especial rigor, sin aceptar apoyo de ninguna firma que financie el show. ¿Sabes que tu auspiciador en Chile es una marca de cerveza?
—Siempre fue una dificultad para nosotros organizar una gira a Sudamérica debido a los costos que implicaba el cambio desde Estados Unidos o Europa. Cuando le vendimos esta gira a Michael Cohl [el productor de Popmart y de megagiras como la que trajo a los Rolling Stones a Chile] le preguntamos si sería posible llevar el show a Sudamérica, y él dijo que sólo si se conseguía un auspiciador. Como no pretendíamos perdernos nuevamente a Sudamérica, preferimos pasar un trago amargo pero estar finalmente allá.

“Pueden esperar rock”
Presentado en marzo pasado, Pop ha sido uno de los discos de mayor difusión del año, destacando ya cuatro singles en las radios y los programas de videomúsica de todo el mundo. Lógica extensión de la búsqueda electrónica iniciada por U2 con el álbum Achtung baby (1991), Pop parece ser el eslabón final de una cadena tecno que la banda pretende dejar como un paréntesis dentro de su original vocación rock.

—Aunque a mucha gente le parezca que estamos siempre reinventándonos, pienso que lo que hacemos es mucho más organico—, dice The Edge desde Seattle. —Desde el principio nuestra intención ha sido exactamente la misma y nuestra fascinación con la música y con la cultura del rocanrol nos ha permitido experimentar constantemente con nueva música.

Las críticas hacia Popmart han sido muy diversas, pero las de ciertos medios musicales especializados han parecido esta vez especialmente duras. ¿Por qué crees que la prensa rock está tomando tanta distancia de la banda?
—Pienso que U2 está haciendo algo realmente diferente a lo que está sucediendo dentro del negocio del rock. Cuando hicimos la gira ZooTV (1993), en Estados Unidos había un movimiento, el de Nirvana y Pearl Jam, que devolvía la música a las raíces y el punk. Frente a eso, nuestro trabajo era extremadamente sofisticado, involucrando conceptos de alta tecnología. Lo mismo ha pasado con Popmart. En este momento, en Estados Unidos en particular, la música está siendo directa y simple, y pienso que la prensa musical en este país no está dispuesta a apreciar lo que nosotros estamos haciendo. En otros lugares del mundo no hemos tenido esos problemas: tocamos por toda Europa y la gente de los medios de comunicación sí entendió nuestra intención.

Como guitarrista, ¿cuál ha sido tu principal preocupación al someter tu trabajo a los formatos que exige un despliegue masivo y visual como el de Popmart?
—Es importante que sea la música la que dicte lo que suceda. No tocamos la banda sonora para ciertas ideas visuales, sino que tratamos de crear un trabajo visual que se relacione con los estadios masivos en los cuales se está presentando la música. La improvisación nos parece algo muy importante y hemos sido cuidadosos de dejar ciertos espacios irrestrictos. La verdad es que pueden esperar rock y un muy buen rato.

The Edge anuncia que en diciembre del próximo año U2 ya estará en estudio, grabando su nuevo disco, para el cual aún no hay nada compuesto, “pero sí muchas ideas y discusiones. Pienso que será un disco fuerte, un disco de banda”, anuncia en exclusiva el guitarrista.

—No creo que hagamos una banda sonora ni un disco ambiente. No sé exactamente cómo resulte, pero no hay duda que aún nos inspiramos mutuamente. Mantenemos la pasión y seguiremos componiendo música por lo menos durante diez años más. Desde ahora hasta entonces espero que logremos publicar discos grandiosos.

Entry filed under: entrevistas. Tags: .

entrevista a mario gutiérrez, guitarrista de los ángeles negros entrevista a los bunkers

1 Comment Add your own

  • 1. Nayive Ananías  |  March 5, 2010 at 2:48 am

    ¡Ahora te admiro mucho más!

    Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


©Kenichi Hoshine.

Depósito de textos publicados e inéditos de Marisol García, periodista en Santiago de Chile, especializada en música popular.


%d bloggers like this: