entrevista a jardín secreto

June 13, 2006 at 10:11 pm Leave a comment

Otra cosa, en otro momento

Lo de música tecno es más bien un accidente o consecuencia, antes que la etiqueta que persigan los integrantes de Jardín Secreto al trabajar su música. Sus temas son casi todos cantados, y reconocen no temerle al pop ni al folclore. En lo que su nuevo disco sí parece mucho más emblemático es en su carácter independiente y en el haber surgido tras largos pesares por vicios de presión y prejuicio insospechados para quienes no han sido antes parte de un grupo como Los Prisioneros.

Por Marisol García | Chilerock, 2007.

En sus recientes entrevistas, ha sido recurrente que el grupo Jardín Secreto, en general ⎯y Miguel Tapia, en particular⎯, se refiera al fracaso comercial de su disco debut (Jardín Secreto, 1993) como la consecuencia de una presión ambiental que a)ansiaba con expectación continuista; o b)prejuzgaba con buena dosis de chaqueteo chileno cualquier cosa que viniese de un ex Prisioneros, menos de dos años después de la disolución del histórico grupo de San Miguel.

La ansiedad ante una posible reunión o cualquier esperanza de conocer material nuevo del trio se cerró recién el año pasado, con la publicitada y súperventas Ni por la razón, ni por la fuerza (EMI, 1996), una antología de material inédito combinada con una recopilación de grandes éxitos. Fue la marca que, a juicio de quien fuese su baterista, permitió ahuyentar ⎯ya de manera definitiva⎯ el fantasma de Los Prisioneros y permitirle a sus ex integrantes avanzar con seguridad en proyectos separados.

Ya sin karmas personales ni mayores presiones públicas, Tapia logró plasmar en su nuevo trabajo el entusiasmo y lúcida curiosidad de quien cierra una etapa importante con el plus comparativo de su experiencia acumulada. Así, como en un eterno debut, el músico se adentra en nuevos terrenos para los cuales ya cuenta con la preparación que le permita potenciar la fresca incipiencia de una empresa que aún no fija bien sus límites.

“Quizás teníamos demasiadas expectativas”
No es monotemática una introducción como la anterior, considerando que el salto cualitativo entre el primero y el nuevo disco del grupo Jardín Secreto, El sonido de existir, es asumido y explicado por sus integrantes como la diferencia entre trabajar un disco a media máquina y hacer otro con todo. Precisamente, por el mencionado problema de las expectativas.

“O sea, [el primer disco] claramente no resultó como nosotros esperábamos”, admite Miguel Tapia cuatro años después de su publicación. “Quizás teníamos demasiadas expectativas, también creo que en el momento que sacamos el disco había una presión en el medio y en la gente por el cuento de Los Prisioneros. Yo creo que estaba muy cerca y, mirándolo para atrás, para mí eso era una presión”.

⎯¿Presión en qué sentido?
⎯Tapia: Como que nosotros sentíamos que la gente esperaba algo de nosotros y nosotros, a la vez, queríamos darles algo.

⎯¿A Jorge (González) crees que le pasó lo mismo?
⎯Tapia: Yo creo que igual. Los Prisioneros fue algo tan grande que dejó una sombra. Y, recién ahora que ha pasado todo este tiempo, nosotros ya nos relajamos totalmente. O sea, yo creo que no sólo nosotros. También la gente y el medio ven que Los Prisioneros es otra historia, que está en el pasado y que ahora somos todos nuevos haciendo otra cosa en otro momento. Yo creo que eso es algo súper importante en este disco: que trabajamos totalmente pensando en nosotros.

⎯Ceclia Aguayo: Y si bien el otro disco tenía algo bonito, algo interesante, no lo trabajamos mucho. Fue hecho muy apresurado, entonces el resultado final no es totalmente bueno.

⎯Lo de ahora los tiene mucho más satisfechos.
⎯Aguayo: Exacto. Lo de ahora fue hecho con mucho detalle, muy perfeccionista. Con mucho tiempo. El concepto está mucho más claro en torno a lo que queremos hacer. El otro fue hecho como quien dice con el vuelito que traíamos de Los Prisioneros. Y lo hicimos como en seis meses.

⎯Tapia: El otro disco lo hicimos en la nada.

⎯Aguayo: Y eso se ve.

A gusto con lo análogo
Lo del tiempo es indiscutible en la génesis de El sonido de existir. Los integrantes de Jardín Secreto (para este disco un cuarteto, también con Robert Rodríguez y Antonio Monasterio) se tomaron los meses que necesitaron para desarrollar con calma cada etapa de composición y grabación. Primero cada uno en su casa, luego en conjunto en su estudio, la banda definió un nuevo disco sobre la base de 25 maquetas de canciones trabajadas previamente.

“Los demos estaban hechos en la casa con sonido standard de los teclados”, cuenta Miguel Tapia. “Y cuando nos juntamos en el estudio a armar el disco fue cuando empezamos a inventar sonidos nuevos sobre los mismos arreglos (…). Todos los sonidos son grabados por nosotros y son sonidos análogos. Con teclados antiguos, de esos con perillas”.

⎯¿Usaron equipos e instrumentos similares a los del primer disco?
⎯Tapia: No, no. En el primer disco trabajamos con sonidos standard, la verdad es que con los mismos cassettes que traían los teclados. Nuestros arreglos en el otro disco eran de violines, de piano, de bajo, batería… mucho más standard.

⎯¿Más rock?
⎯Tapia: Más rock, podría ser. Aunque igual había un par de temas que tenían una influencia media tecno, solo que no lo sabíamos hacer tan bien como ahora. De hecho, trabajamos con puros teclados digitales y con precintas. Entonces los sonidos no los inventamos nosotros, a diferencia de este disco. Y eso le da un toque totalmente distinto.

⎯De un grupo interesado en la música electrónica uno podría suponer que con el paso del tiempo desarrollara su trabajo sobre la base de equipos más avanzados. Ustedes, al contrario.
⎯Tapia: Lo que pasa es que eran los teclados viejos los que nosotros sabíamos que nos iban a permitir lograr el sonido que andábamos buscando. Entonces, nos fuimos a eso.

⎯El uso de lo análogo también se ha puesto de moda en el extranjero.
⎯Tapia: Sí, sí, claro. Yo creo que debe ser igual que afuera en el sentido que usamos igual samplers, loops de baterías, cosas así. Pero, en general, el sonido dominante es el de los teclados.

“Principalmente somos poperos”
Quizás no suficientemente publicitada ha sido la atractiva lista de colaboradores que participó en la grabación de El sonido de existir. Sin querer caer en una calificación hiperbólica, dentro del estudio se produjo una virtual reunión de la última formación de ya saben quiénes, con el trabajo conjunto de Cecilia Aguayo, Miguel Tapia, Robert Rodríguez y Jorge González. Otro de los invitados destacados fue el DJ Dandy Jack, el mismo Martín Schopf que partió hace más de 20 años a Alemania y que tanto bombo ha tenido a propósito de las sucesivas fiestas tecno desarrolladas en los últimos meses en Santiago.

⎯¿En qué consistió la asesoría de producción de Dandy Jack?
⎯Tapia: El trabajó en siete temas. En lo que más trabajó fue en las secuencias de los ritmos, no tanto en los sonidos. El modificó ritmos que yo había hecho en la casa. Por ejemplo, de temas que ya estaban listos él tomaba los primeros cuatro compases y hacía un loop. Y sobre eso agregaba cosas. Ni siquiera escuchaba las canciones enteras. El tiene un concepto del ritmo muy amplio. Con él aprendí que el ritmo es mucho más que lo que yo pensaba.

⎯¿Y qué en específico hizo Jorge González?
⎯Tapia: Cuando estábamos grabando el disco en nuestro estudio, Jorge pasaba… siempre hemos sido amigos. Cuando él estuvo el año pasado en Chile, la Cecilia le propuso hacer una canción y ahí fue que se decidió a hacer un cover de la Violeta Parra
(“El albertío”).

⎯¿A ustedes les gusta la Violeta Parra?
⎯Tapia: A la Cecilia. Yo particularmente no la escucho mucho, escucho más a Víctor Jara. Y era una idea que estaba desde el disco anterior. Teníamos ganas de hacer un cover, algo folclórico. Y cuando estábamos grabando el disco el año pasado se concretó todo con la visita de Jorge. Jorge hizo la base y lo demás lo armamos solos.

⎯El rescatar códigos folclóricos e integrar voces a su música (sólo hay un tema instrumental en el nuevo disco) pueden interpretarse como opciones de trabajo un tanto ajenas a lo que usualmente se acostumbra en el desarrollo de la música electrónica o tecno. Incluso un título como el de su primer single (“Contigo y las flores”) podría verse como contrapuesto a lo que supuestamente debería interesarle a un músico tecno.
⎯Tapia: Para nosotros es súper natural y eso pasa porque a nosotros nos gusta la música pop. Principalmente somos poperos y nos gusta todo tipo de música. De ahí que hayamos mezclado esas influencias con nuestra música tecno. Y por eso nuestras canciones son cantadas. Siempre nos ha gustado la música de la radio.

⎯El tecno puede ser un estilo fruto de un trabajo individual. ¿En qué se nota el carácter de conjunto del trabajo de Jardín Secreto?
⎯Aguayo: Bueno yo creo que, evidentemente, un disco mejora si tú has metido varios cerebros dentro. Nosotros siempre partimos trabajando individualmente, entonces las propuestas de canciones, la parte melódica… eso es generalmente individual. Pero de ahí hacemos el trabajo de sonido en grupo. Entonces cada uno aporta lo que más le pega y el resultado es mejor.

⎯Martín Schopf y Jorge González son dos personas radicadas hace tiempo en el extranjero, ¿qué podrían decir del carácter cosmopolita que pudiera percibirse en el disco?
⎯Aguayo: Yo creo que hacer música con máquinas y con los medios que existen ahora te permite hacer desde Chile la misma música que puede estar haciéndose en Japón o en cualquier parte del planeta. Hay una suerte de sincronía que hace que la gente no esté trabajando cosas tan tan diferentes.

“Hemos estado todo este tiempo”
No sería justo calificar el nuevo trabajo de Jardín Secreto con la sospecha de oportunismo que, en el último tiempo, se tiene hacia cualquier oferta musical sorpresivamente interesada en lo electrónico. Ya el disco Pateando piedras, de Los Prisioneros, incorporaba secuencias y la llegada al grupo de Cecilia Aguayo como tecladista (en tiempos del álbum Corazones, de 1990) destacó al trio como una de las agrupaciones menos conservadoras en su aproximación al pop hecho en Chile.

“Antes de iniciar la promoción de este disco yo temía lo que tú dices”, cuenta Tapia al respecto, “pero me he dado cuenta que los mismos periodistas tenían el cuento claro”.

⎯Aguayo: Igual fue bien (mal) criticada la etapa en que Los Prisioneros se pusieron electrónicos. A mucha gente no le gustó el hecho que pusieran secuenciadores. En cierto sentido, cuando salió nuestro primer disco era la época grunge y era difícil hacer un disco así en ese momento. A nosotros nos conviene que esté de moda el tecno. Que nos dé miedo el que la gente piense esto o lo otro… no. Nosotros estamos haciendo lo que hemos hecho siempre y la gente siempre piensa cosas malas. Es parte de la naturaleza humana.

⎯De la cual ustedes ya han visto bastante en términos de percepción hacia la música.
⎯Aguayo: Hay una frase en uno de los temas del disco que dice “somos de la raza que siempre piensa mal/que siempre nos mienten y, sin embargo, caemos igual“. Este país es así. Uno no puede preocuparse de eso. Los momentos en que nos ha preocupado hemos sufrido ene.

⎯Otra malconcepción a aclarar es la de quienes ven su nuevo disco como una suerte de regreso luego de un largo período de inactividad.
⎯Tapia: Después que nosotros sacamos nuestro primer disco, comenzamos a trabajar casi inmediatamente en este nuevo disco. Pero hicimos temas, se los llevábamos al sello (entonces, Warner) y estaban desconfiados. Al final, nunca nos compraron nuestro cuento. Cuando ya decidimos que no podíamos seguir esperando y esperando, nos separamos de ellos y de ahí nos tomamos todo el tiempo del mundo. Nos relajamos y dijimos: Vamos a hacer un disco con todo el tiempo y lo mejor que nosotros podamos. Y estuvimos todo este tiempo en eso, trabajando en el disco.

⎯Aguayo: En el sentido de dar la cara, es regresar. Pero en el sentido de estar en la música, hemos estado todo este tiempo.

⎯Este es un disco de alguna manera autogestionado. No cuenta con apoyo de ningún sello, más allá de la distribución por EMI, y fue grabado en su propio estudio. ¿Consideran esa situación como más bien ventajosa, considerando su experiencia anterior?
⎯Tapia: Bueno, nos tiene contentos por el lado de que yo al menos me siento como más dueño de todo el cuento. Pudimos manejar todo más nosotros. Pero, también, yo no sé como irá a ser el resultado a nivel radios. No sé si a las radios les va a interesar más o menos porque es un disco independiente. Ojalá les interese porque con esto vamos a ver si acá en Chile se puede o no hacer un proyecto independiente.

⎯Aguayo: En el fondo, [ver] hasta qué punto las radios le compran o no a los sellos. Estamos haciendo ese experimento.

⎯No ha habido demasiados experimentos así. ¿Se sienten en una posición de abrir caminos?
⎯Tapia: Claro, abriendo caminos. Yo realmente espero que las radios se abran. Si no, veo la cosa difícil y no sólo para nosotros.

⎯¿Influye en su carácter independiente el que ustedes hagan música tecno, un estilo aún no acogido abiertamente de manera corporativa, al menos en Chile?
⎯Tapia: Podría haber sido. Cuando nosotros le mostramos el trabajo a los tipos de los sellos…

⎯Aguayo: No entendieron lo que queríamos hacer. Probablemente si hubiéramos hecho un disco de canciones pop clásicas, hubiera sido más fácil conseguir contrato con un sello.

⎯Pudiendo hacerlo, no lo hicieron.
⎯Aguayo: De hecho, en este disco hicimos una canción así: voluntariamente concebida para la radio. Y salió súper bonita, pero no estamos seguros si la vamos a lanzar. Porque si bien es muy buena, no tiene una propuesta nueva. Entonces estamos pensanodo la posibilidad de lanzar como segundo single algo absolutamente extraño.

⎯¿Por el gusto al riesgo?
⎯Aguayo: Claro, es un riesgo total.

⎯Tapia: Mantenernos en lo mismo nos parecería fome, estancado.

⎯Aguayo: De repente te dan ganas de poner en la radio una canción más experimental, entre comillas. En este momento hay una cierta apertura y poder hacer sonar algo diferente a lo que habitualmente suena sería un logro para nosotros.

El sonido de existir podrá encontrarse en disquerías desde el 9 de junio. El primer single en promocionarse radial y televisivamente es “Contigo y las flores”. Jardín Secreto pretende realizar una serie de presentaciones para promocionar en vivo su nuevo trabajo.

Entry filed under: entrevistas. Tags: .

entrevista a los tres víctor jara, la población (reportaje)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


©Kenichi Hoshine.

Depósito de textos publicados e inéditos de Marisol García, periodista en Santiago de Chile, especializada en música popular.


%d bloggers like this: