violeta parra (nota discografía)

September 24, 2007 at 8:48 pm 3 comments

Violeta Parra, su esquiva discografía

Los discos descatalogados, antologados y por venir, y el mejor álbum de la música popular chilena.

Por Marisol García C. | nota completa para 
Rolling Stone-Chile,septiembre 2007.

El lamentable descuido en el que se encuentra gran parte de la edición de catálogo de la música popular chilena, afecta de modo especial e incomprensible a la discografía de Violeta Parra. El prestigio internacional de su nombre, pero también la productividad, rigor y diversidad aplicada por la artista en estudio, haría esperar como algo lógico que esos álbumes estuviesen disponibles fácilmente para cualquier interesado. Sin embargo, descubrir la música de Violeta Parra sigue exigiéndonos un esfuerzo. El grueso de sus publicaciones no se ha reeditado nunca en CD, y sus versiones en vinilo son materia de coleccionistas. A excepción de Las últimas composiciones (1967), su más famoso y mejor álbum, las canciones de Violeta se encuentran hoy en antologías no siempre recomendables. Su valioso y extenso trabajo de recopilación de cantos campesinos, en tanto, espera una improbable edición archivado en un centro de documentación de la Universidad de Concepción.

Violeta Parra debutó en disco como parte del dúo que mantuvo junto a su hermana Hilda. De Las Hermanas Parra los sellos Odeon y RCA-Victor publicaron algunos EPs a principios de los años cincuenta, todos los cuales están descatalogados. Violeta también puede escucharse en grabaciones de su hermano Roberto, como Las cuecas de Roberto Parra (1965), que EMI ha reeditado este mes por primera vez en CD.

En once años, la chilena publicó nueve discos solistas y legó varias grabaciones no oficiales, dándole así forma a una discografía engrosada al principio con su interpretación para canciones tradicionales del campo chileno que ella misma había recopilado en sus viajes por el país. Es el caso de sus discos Guitare et chant: chants et rythmes du Chili (1956, grabado en París para el sello Chante Du Monde) y los cuatro títulos grabados para Odeon como parte de la serie “El folklore de Chile”: Canto y guitarra (1956), Violeta Parra acompañada de guitarra (1958), La cueca (1958) y La tonada presentada por Violeta Parra (1959). La autora cerró esa primera etapa de trabajo con su primer álbum plenamente autoral. Toda Violeta Parra (1960) incluyó sólo composiciones propias, ya dando luces (“Yo canto a la diferencia”, “Hace falta un guerrillero”, “La jardinera”) de la mezcla de expresión emocional autobiográfica y severa opinión social que caracterizaría sus composiciones futuras. Ninguno de estos discos existe en CD, y sólo algunos de sus títulos aparecen en antologías.

Cumplida su misión divulgadora, Violeta cerró la primera etapa de su discografía solista para viajar nuevamente a Europa, donde afirmó de modo definitivo su sello autoral. En Recordando a Chile (Una chilena en París) (1965) se le nota la nostalgia por la patria lejana (“Paloma ausente”), pero también que su preocupación por los chilenos no ha decaído ni un ápice a la distancia, según se aprecia en “Y arriba quemando el sol” o “¿Qué dirá el Santo Padre?”. La única excepción de autoría en ese álbum la da el famoso poema “Defensa de Violeta Parra”, que recita Nicanor sobre la guitarra de su hermana.

A su regreso a Chile, Violeta publicó dos discos más, ambos muy diferentes entre sí. Carpa de La Reina (1966) es una grabación colectiva en la que su voz se alterna con las de sus invitados: Lautaro y Roberto Parra, la primera formación de Quelentaro, el grupo Chagual y el cantautor Héctor Pavez. El título alude al lugar de trabajo y presentaciones que Violeta mantuvo en lo alto de Santiago, el mismo en el que eligió morir. El disco, hasta ahora descatalogado, ha sido al fin reeditado este mes en CD por EMI. Las últimas composiciones (1966), en tanto, es el único álbum original que hoy puede encontrarse sin problemas en disco compacto, si bien su edición es precaria e incluye insuficiente información de carátula para el que probablemente sea el mejor disco de la historia de la música popular chilena. Grabado junto a Alberto Zapicán, y Ángel e Isabel Parra, el trabajo fue el único de su trayectoria con licencia RCA. Editado tres meses antes de su suicidio, es claro que aquí concentró Violeta su talento y afán existencial pensando en la trascendencia, en una seguidilla de temas clásicos que incluyen “Gracias a la vida”, “Volver a los 17”, “Run Run se fue pa’l norte” y “Maldigo del alto cielo”, y cuya contundencia remece incluso al auditor aficionado. La Fundación Violeta Parra ha confirmado la próxima edición de una versión de lujo de este disco, en el cual se incluiría también un DVD y canciones antes inéditas.

Ciertas publicaciones póstumas han permitido conocer grabaciones no oficiales de Violeta ya sea en el extranjero o como parte de ensayos semi experimentales. Incluyen Canciones reencontradas en París (acaso su disco de mayor contenido político, y disponible en varias versiones aunque la mejor es la de Warner), Composiciones para guitarra (grabado en magnetófono, principalmente instrumental y con algunas de sus alabadas anticuecas), Cantos campesinos (folclore tradicional) y En Ginebra, el registro de una presentación suya y de Gilbert realizada en una casa de la capital suiza en 1965. Décimas y centésimas, en tanto, la muestra recitando versos autobiográficos. Todos estos discos ya pueden encontrarse en CD. Se mantiene sin embargo la deuda con al menos dos grabaciones de Violeta en el extranjero: Au Chili(1963), el disco que grabaron en Francia Los Parra de Chillán (Violeta, Ángel, Isabel y Tita Parra), parcialmente recuperado en la estupenda antología Puras cuecas (2004); y un ya mítico álbum grabado por Violeta en Argentina en 1961 que no llegó a publicarse supuestamente por los incendiarios versos de canciones como “¿Por qué los pobres no tienen?”. Son grabaciones que, sin embargo, han ido saliendo en compilados y en discos no oficiales.

Sobre antologías, es inevitable encontrar en Chile y el extranjero ediciones en CD, cassette y vinilo de calidad desigual. Entre las recomendables sugerimos El folklore y la pasión (1994, EMI), La jardinera y su canto (1997, EMI) y la edición doble Antología (Warner, 1999); esta última, la única que contó con autorización de la familia. Quedan aún rarezas sin editar de la chilena, como las citadas grabaciones argentinas, pistas registradas en Londres y un EP de cuatro temas, El tocador afuerino, grabado para Odeon por Violeta y Gilbert Favre en 1965, hoy inencontrable.


Tributos

Las canciones de Violeta han merecido el saludo en covers de extranjeros tan diversos como Raphael, Mercedes Sosa, Joan Báez, Robert Wyatt y Franco Simone. La chilena cuenta con muy valiosos álbumes de tributo, incluyendo entre los mejores los de Los Jaivas (Obras de Violeta Parra, 1984), Inti-Illimani (Autores chilenos, 1971), Chagual (Grupo Chagual canta a Violeta Parra, 1968) y el que Álvaro Henríquez coordinó hace seis años bajo el título Después de vivir un siglo (con Los Bunkers, Chancho En Piedra, Lucybell y Pettinellis, entre otros). Ángel e Isabel Parra han grabado varias veces canciones de su madre, pero ha sido especialmente valioso el trabajo de musicalización de versos hecho por su hija mayor. Es recomendable el CD Cantos de Violeta (1999, Warner), en el que se reúnen varias de esas grabaciones de los años setenta, como “Lo que más quiero” y “Corazón maldito”. Ángel Parra Jr., el de Los Tres, grabó en 1996 para Alerce las famosas anticuecas de su abuela en el disco Composiciones para guitarra de Violeta Parra, y su prima Tita (hija mayor de Isabel Parra) levantó en Centésima del alma (1998) un interesante experimento electroacústico a partir de versos de Violeta. Pero acaso el más trascendente tributo sea el que en 1972 levantaron Inti-Illimani e Isabel Parra para Canto para una semilla, cantata compuesta por Luis Advis a partir de las décimas autobiográficas de la sureña. Es un trabajo emotivo y de estupenda introducción a una sensibilidad que, como suele suceder entre los grandes, se conecta con la de su época ayudándonos también a entender la nuestra. El origen de la vigencia y fuerza en la música de Violeta Parra es el tipo de misterio que ni el mejor texto analítico logra desentrañar.

Violeta en la web

* www.archivochile.com/entrada.html: en nombre de la “memoria chilena”, se reúne casi un centenar de archivos vinculados a Violeta, incluyendo notas de prensa, ensayos académicos, entrevistas a familiares, fotos y registros audiovisuales.

* www.letras.s5.com/archivovioleta.htm: más textos de archivo, incluyendo prólogos de sus libros, cartas a sus cercanos y décimas autobiográficas.

* www.trovadores.net/ca.php?NM=4: cancionero con todas las letras de todas las canciones alguna vez compuestas por Violeta.

* discosvioleta.blogspot.com: valiosa recolección de discos y grabaciones de la artista y su círculo cercano para descarga gratuita. El lamentable descatalogamiento de la discografía original de Violeta sostiene el esfuerzo de recolección y difusión del poeta Rodrigo Olavarría.

* www.analizame.cl/blog/?p=912: el periodista Gonzalo Maza convocó en febrero pasado a una inédita “blogatón” en torno a Violeta. Éste fue el resultado.

* www.musicapopular.cl: la enciclopedia online de música chilena incluye biografías de Violeta y todos sus parientes músicos.

* www.youtube.com: casi no quedan registros audiovisuales de Violeta, y en YouTube se acomodan sencillos homenajes montados por fans con música y fotos. Sin embargo, el sitio permite tener acceso al menos a una joya: la entrevista con Magdeleine Brumagne en el taller de trabajo que mantuvo Violeta en Ginebra, Suiza (parcialmente incluido en el documental Viola chilensis). El título del video es “Violeta Parra Chile”.

Entry filed under: reportajes. Tags: .

violeta parra e invitados, carpa de la reina (1965) margot loyola x 2

3 Comments Add your own

  • 1. violeta parra x « De Gira  |  May 31, 2008 at 2:19 pm

    […] (Rolling Stone-Chile, agosto 2007) […]

    Reply
  • 2. anabel lavayen  |  September 14, 2008 at 4:40 pm

    hola aca esta todo chole y vos como andas aaaaa

    Reply
  • 3. tom appleton  |  March 29, 2009 at 12:54 pm

    in the early 1960s i obtained (and loved) a number of violeta parra records issued by SUPRAPHON in czechoslovakia. i only remember two of the song titles now — veinti-uno son los dolores del amore and arriba el norte. there were lots of great songs on these records, and SOMEBODY must still have a copy somewhere in EUROPE!

    Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


©Kenichi Hoshine.

Depósito de textos publicados e inéditos de Marisol García, periodista en Santiago de Chile, especializada en música popular.


%d bloggers like this: