entrevista a rodrigo espina, director de Luca

December 9, 2007 at 3:42 pm 4 comments

«Luca empujaba la vida de quienes lo rodeaban»

Hace quince años el realizador argentino Rodrigo Espina comenzó con las gestiones para filmar un documental sobre su amigo muerto, Luca Prodán. Luego de viajes a Europa, horas de entrevista con la familia Prodán, encuentros casuales y programados con quienes lo conocieron en tres continentes Luca no tendrá competencia como la historia más poderosa en torno a lo que el cineasta califica “un héroe de la Argentina”.

Por Marisol García (La Nación Domingo, diciembre 2007).

50 mil almas sobre la cancha del estadio de River Plate para el festival Quilmes Rock 2007. Otoño en Buenos Aires y un solo grito que recorre a los asistentes:

“¡¡Luca no se murió!!”.

A exactos veinte años de la muerte del carismático cantante de Sumo siguen acumulándose pruebas de su huella indeleble, y no sólo en Argentina. Luca es el primer documental exhaustivo sobre una vida asombrosa —mezcla de rock, viajes, droga y lucha de clases—, y Rodrigo Espina (Buenos Aires, 1957), su director, confía en que se contagie entre los espectadores el ejemplo de gran libertario que él conoció en el autor de “Mejor no hablar de ciertas cosas”. El documental tuvo su estreno esta semana en Buenos Aires y será parte del venidero festival In-Edit de Santiago. Luca no es sólo una biopic de rockero. Es el retrato entusiasmado, cercano y cosmopolita (con filmaciones en Italia, Escocia, Inglaterra y Argentina) de a quien Espina llama “un héroe de la Argentina”.

“Luca era un ser humano múltiple. Era como el lobo estepario de Herman Hesse. Le importaban tres pepinos quién es importante y quién no. Salía de compras con su bolsita y se demoraba cuatro horas, porque se paraba a conversar o una señora lo invitaban a almorzar milanesas y él partía”.

—¿Hace alguna diferencia en el documental el hecho de que tú hayas sido su amigo?
—Por haberlo conocido lo pude amar. Entonces, cuando me preguntan por qué hice una película de Luca digo que es alguien a quien yo amo y que cambió mi vida, como cambió la vida de todos quienes lo conocieron. Luca empujaba la vida de quienes lo rodeaban. Le encantaba motivarte, sacarte de tus límites. A mí me decía: “Rodri-go” (sonríe). Nos puso al día. Él fue quien se encargó de hacernos escuchar el punk, el reggae, cuando llegó desde Europa y nosotros seguíamos escuchando a Genesis, Emerson Lake and Palmer y Pink Floyd. En una carta él cuenta: “Los estoy haciendo escuchar new wave”. No podía creer que aún no conociéramos a los Clash.

—Y con el punk les trajo también todo un nuevo modo de comportarse en el escenario, ¿no?
—¡Y en pleno proceso militar! Aunque ahora se están encargando de que no lo parezca y lo están rodeando de auspicios y llevándoselo para el costal del sistema, el rock es, en esencia, peligroso. Imagínate que, antes de Luca, algunos cantaban hasta con carterita. Cruzaban los brazos o eran más hippies. Con Luca vimos un animal de escena: nunca habrá una persona tan visceral sobre el escenario como él. Quizás el gran alumno de Luca sea Alejandro Sokol, el cantante de Las Pelotas. Luca no actuaba. Mientras Gustavo Cerati se pasaba no sé cuanto tiempo en la peluqería, Luca salía como fuera.

—¿Te preocupaba no parecer un fan mientras filmabas?
—Es que soy un fan. Ahora, eso no quita que buscamos siempre a un Luca abajo del pedestal, con sus debilidades, sus contradicciones y su autodestrucción. En ese sentido, aunque éste sea un documental-musical, la línea dramática es como de largo de ficción.

—Hablas de autodestrucción. En el caso de Luca Prodán, la historia de su drogadicción es muy penosa.
—No quisimos hacer una apología ni una condena. La historia de Luca con las drogas es como un tema aparte. Luca eligió ser un drogadicto. Y, como sucede con muy pocas personas —se me ocurre, quizás, William Burroughs—, él dejó la heroína cuando encontró los hongos. Y se la bancó solo viniendo a la Argentina, sin médicos ni nada. Sobre esto podríamos hablar mucho rato, pero cuando uno habla de drogas tiene que hablar también de cultura. Luca, como todo artista, necesitaba del caos y expandir su percepción. Pensé que tendría que responder esta pregunta cien veces y es la primera vez que me la hacen (sonríe). Pasa que Luca eligió ser un heroinómano, sabiendo cuáles eran sus consecuencias. Pero también Luca demostró ser mucho más que su adicción.

—¿Qué había detrás de esa elección por la droga?
—Una elección por la vida intensa. Cuando su familia lo manda a estudiar al culo del mundo —al norte de Escocia, casi en el Polo Norte— Luca hace un pacto con él mismo y dice: “Voy a ser libre, voy a vivir hasta el fondo hasta el último instante”. Él estaba en una escuela muy exclusiva, en la que te enseñan para ser, no sé, mandatario del mundo. Y él se salió tres meses antes de obtener su título. Luca eligió empezar de cero, ser un hombre libre y hacer él su vida.

—Entrevistaste a su madre y a sus hermanos. Tienes cintas con la voz de Luca enviadas a su familia. Imagino que la colaboración de la familia fue vital para el documental.
—Fue clave, decisiva. La madre es una mujer muy carismática, una encantadora de serpientes, igual que Luca. Fueron ocho horas de entrevista que podrían haber sido 26, porque estábamos todos maravillados con ella, quien de pronto hablaba en inglés y luego en italiano o en francés. Pero, además, la película la narra Luca, gracias a esos cassettes a los que tuvimos acceso y que él le enviaba a su familia desde Argentina. Quiero decir también que fue muy importante la participación de mis dos socios (Aníbal Esmoris y Marcelo Schapes), porque no es fácil llegar a buen término con una película como ésta: cara, complicada, que nos tomó ¡quince años! luego de puertas que se nos cerraban en todos lados. La lección de vida que me deja la película es que todo llega en su momento. Pero dudé muchas veces sobre mi capacidad como cineasta, en algún momento casi quemo todo el archivo. También es una historia de frustración.

—Con locaciones en varios países, ¿crees que éste es el retrato de un rockero europeo o argentino?
—Cuando estaba en Italia, a Luca le decían “El Inglés”. En Inglaterra le decía “El Tano”. Su madre es escocesa nacida en China; su padre, un austro-húngaro que vivió casi toda su vida en China. Luca viajó por África… fue un hombre de mundo. No puedo dejar de reconocerte que los argentinos lo hemos adoptado en el corazón. Los azares de esa gran guionista que es la vida lo trajeron acá, y Argentina estaba lista para acoger a alguien como Luca. A su vez, al mes de llegar él ya está hablando castellano. Te diré algo que no he contado y no pude meter en la película: mucho antes de venirse a Argentina, Luca va a ver a una adivina, y ella le dice: “Irás a un país que se llama Argentina y serás la reencarnación de Eva Perón”. Fue entonces que él comenzó a averiguar sobre nuestro país y su historia.

—¿Y crees que la predicción se cumplió?
—Jaja, no me hagas responderte eso, que no soy peronista. Pero no puedo dejar de ver el cariño que le tenía la gente a Evita. Y a Luca también.

Entry filed under: entrevistas. Tags: .

entrevista a dominique a entrevista a juan campodónico, dj de bajofondo

4 Comments Add your own

  • 1. Pancho revival  |  December 10, 2007 at 1:19 am

    “Irás a un país que se llama Argentina y serás la reencarnación de Eva Perón”
    jaja, argentino po…

    Igual interesante de ver si tiene el material q dice tener, aunque encontré un poco chantas algunas de sus respuestas, como la q te dió cuando le preguntaste sobre el trasfondo de consumir drogas, es algo como clave para conocer al personaje.

    Buena noticia, donde/cuando lo dan?

    Reply
  • 2. Marisol Garcia  |  December 10, 2007 at 1:28 am

    Pancho, el documental se estrenará el Domingo 16 a las 18.30 horas en el cine Pedro de Valdivia. Estará el director. Más info: http://www.inedit.cl.

    Reply
  • 3. Olacht  |  December 11, 2007 at 1:57 am

    Y el sábado a las 22ºº en el mismo cine.
    me encantó la entrevista.

    Reply
  • 4. rodririco  |  December 13, 2007 at 5:11 pm

    Donde trabajo hay un loco que tiene N musica en espanol. Es el unico que tiene tracks en castellano en la compañia. Le pedi que me grabara los de sumo que tenia porque hace tiempo los queria tener y busque en itunes y la huea y no lo tienen. Recuerdo unos tracks que habia escuchado en casa de ivan durante un tiempo dificil. El hueon los tiene en vinylo. Me ayudo a pasar ese tiempo (eso y lo unico que encontre en el refrigerador, by the way). Respeto a los musicos de los cuales su trabajo me ayuda a enfrentar la vida. (como el primero de pink floyd w/ barret)

    Como sea, el hecho es que antes de leer esta entrevista (a la cual llegue a traves del link nutria y etc, etc) habia estado escuchando y pensando en el luca y su trabajo. Recuerdo todos los mitos que escuhe en Chile en ese tiempo, como el de un amigo diciendo que lo habia visto en Buenos Aires caminando en la calle con la media mina el sin zapatos (a pata pela). Onda hueon pelusa al chancho. Es un poco un caracter. El heon con plata que decide mandarlos a todos a la chucha. Esa es buena. Se puede concluir que el tipo era de mundo y que ha estado aqui y alla y que toda la huea al final le daba lo mismo. Cool beyond cool. Lo que permanecia era la musica. Lo que permanece. Hueon autentico.

    Buena entrevista (informativa).

    Te dedico “mula plateada”.
    –Rodrigo.

    Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


©Kenichi Hoshine.

Depósito de textos publicados e inéditos de Marisol García, periodista en Santiago de Chile, especializada en música popular.


%d bloggers like this: