entrevistas: grondona, gatti y redolés

March 4, 2008 at 3:32 pm 8 comments

Mi primer Dylan

Payo Grondona, Eduardo Gatti y Mauricio Redolés sobre el hombre que les cambió parte importante de su cantautoría juvenil.

Por Marisol García | La Nación Domingo, marzo 2008.

©Drawmo!

Por múltiples razones (aislamiento cultural, alto precio de las importaciones, primacía de la canción latinoamericana) Bob Dylan fue un nombre muy ajeno a Chile cuando en Estados Unidos su canto merecía explosivos elogios de “nueva voz generacional”. A diferencia de los nombres de la llamada British invasion, Dylan fue un a influencia muy sutil o de frentón inexistente en los rockeros locales de los años ’60. Se conocía “Blowin’in the wind” y poco más; y ésta, probablemente como un himno pacifista disociado de la subversión de géneros trabajada en “Maggie’s farm” o “Like a rolling stone”.

Si nuestro rock hubiese seguido un cauce más firme y profundo de haberse desviada por el camino del folk-rock –a diferencia de la psicodelia que deslumbró mucho más significativamente a nuestros primeros guitarristas eléctricos– es una duda imposible de responder. Pero lo que sí resulta elocuente es buscar a los chilenos que sí buscaron y se encantaron con Dylan antes que el resto, entre ellos Víctor Jara, según lo cuenta aquí Payo Grondona, el primer chileno con banjo.


Payo Grondona, cantautor:

“Mi gusto por Dylan nunca tuvo que ver tanto con sus letras, porque no le entendía ni pito. Yo apenas chapurreaba inglés como para ponerme a analizar su poesía o todo eso que se alababa entonces. Pero sí me quedó claro, apenas lo escuché, que había en sus canciones una estructura musical interesante. Para uno, que venía de Pat Boone y Paul Anka, Dylan era totalmente otra cosa, otro ritmo. Al lado de Elvis Presley o de los zapatos azules de gamuza, éste parecía un tipo que hablaba desde la calle, y con un lenguaje proverbial, profundo, filosófico. Entonces tu pensabas: Ése soy yo. Era una cosa como lo que ahora llaman ‘actitud’.

Para el [año] 65, 66, yo ya estaba tocando guitarra y banjo. Después Dylan se enchufa y deja la cagada entre todos esos snobs del country, como Peter, Paul & Mary, mucho más lateros. Para uno eso era una influencia enorme. El punteo de ‘La Nelly y el Nelson’ es totalmente Dylan. Ese punteo no lo hace cualquiera: lo hacemos Dylan y yo, jejeje. ‘La muerte de mi hermano’: puro Dylan. Yo sé que al Gitano [Rodríguez] también le gustaba mucho. A Víctor [Jara], también, y acuérdate que lo tenía cerca por su esposa. En mi humilde opinión, las vertientes últimas de Víctor Jara fueron Vallejo, Dylan y Seeger. ¿Que si me gustaría verlo en el Arena Santiago? Claro, pues, ¿cómo no voy a ir?”.


Eduardo Gatti, cantautor y fundador de Los Blops:

“Éramos un grupo de amigos que se juntaba cada vez que alguno se conseguía un disco recién traído de Estados Unidos. Recuerdo que una noche, debe haber sido el año ’64, había dos discos: el primero de la Joan Baez y el Freewhelin’, de Bob Dylan. Escucharlo fue un shock. Por primera vez oía letras con un contenido social muy fuerte que venían de Estados Unidos, de donde uno entonces recibía mucha cultura livianita, mucha comedia romántica del tipo Doris Day. Esto era algo muy potente: letras muy fuertes y, a la vez, muy bien escritas. Por otro lado, la música que acompañaba eso era preciosa, pese a lo simple.

Cuando chico yo escuchaba algo de country: Hank Williams, Woody Guthrie. Pero luego eso desapareció de mi vida hasta que me encontré con Bob Dylan. Sentí que era alguien que estaba renovando esa tradición con frescura, con una savia nueva. Fue como: ¡Wow, llegó el profeta! Esto es lo que había que hacer. De verdad que para mí fue como una revelación. Su manera de tocar guitarra parece simple, pero es una técnica… súper complicada, que muy pocos desarrollaron. Esa cosa un poquito rústica pero cuidada. En ese sentido, Dylan fue pilar para muchos de los que vinieron después.

Dylan jamás sonó en las radios chilenas. En esa época, los que lo conocíamos habremos sido… veinte personas. A todos los Blops nos gustaba. Conversábamos sobre él, lo escuchábamos, yo sacaba una que otra canción para enamorar a alguna polola. Desde que lo conocía, siempre hubo un disco de Dylan a dos metros mío. Rescato a Dylan hasta Infidels; después, que haga lo que quiera: tiene todo el derecho”.


Mauricio Redolés, cantautor y poeta:

“El proceso que se vivió aquí a principios de los 70 hizo que la música que campeaba en Chile fuese otra. Dylan sonaba, pero como algo medio de culto, raro, en ningún caso como un producto de masas. Recuerdo haber leído algo sobre él en la revista Ramona, o quizás fue la Onda, de la editorial Quimantú. La cosa es que vine a encontrarme más a fondo con Dylan estando en la cárcel, después del Golpe. A otro preso, creo que era el Car’e Facho, le llegó una biografía de Dylan en inglés, la de [Anthony] Scaduto. Más tarde, en Londres, Dylan era como un río subterráneo, que de pronto aparecía en vivo, hablando en la radio, en conversaciones. Sentí una empatía enorme por él cuando supe que era Géminis y Serpiente, igual que yo. Me llamaba la atención su personalidad enigmática, apática, solitaria; es un tipo que claramente se ha hecho famoso por su obra, no por su simpatía. Me cayó muy mal cuando apareció por Inglaterra en los ’80 hablando contra los rusos, con un discurso muy pro-norteamericano y conservador para la época. Ahora pienso en lo insoportable que debe ser ser Bob Dylan: no él, sino que ser él. Creo que hay pocos casos similares hoy de una figura así de simbólica, como Fidel Castro. A nadie le interesa en lo absoluto su lado humano, porque la figura pesa mucho más que la persona. Debe ser muy difícil vivir así.

No sé si haya una influencia directa o importante de Dylan en mi trabajo. Si es por eso, a mí me gustaban mucho más Simon & Garfunkel o Gilbert O’Sullivan, que son más pop. Pero en Dylan me gustan su gran amor por Woody Guthrie, lo bien que toca armónica, lo desafinado que es para cantar. En Londres, escuché durante todo un invierno ese disco en el que viene ‘Hurricane’ (Desire). Puede haberme pegado algo de su sonsonete, pero ha sido por osmosis. Ya tengo la entrada, claro. Nos veremos de todas maneras donde don Bob. Pero ojalá que el caballero no vuelva, porque las entradas están muy caras”.


Entry filed under: entrevistas. Tags: .

entrevista a valentín trujillo, pianista y arreglador violeta parra, en argentina (1962)

8 Comments Add your own

  • 1. Julio Reyes  |  March 5, 2008 at 12:47 pm

    Una joya, as always

    Reply
  • 2. feña  |  March 5, 2008 at 12:57 pm

    fome Dylan. lo siento, ya sé que vendrá el respetado S Coddou y me va a explicar lo que no entiendo, pero la dura, fome Dylan.

    Reply
  • 3. Sergio Coddou  |  March 6, 2008 at 12:15 pm

    feña, no soy respetado, y no ando con ánimo de pontificar acerca de nada. me aburrí. además hay tanto dylanista fingido dando vuelta por ahí, que se agradece la opinión sincera.
    en cuanto a los punteos de dylan a que se refiere payo grondona, uno de los que más aprecio es el de one more night, y en general casi todos los de nashville skyline, uno de mis discos favoritos de bob.

    Reply
  • 4. feña  |  March 6, 2008 at 3:01 pm

    Sr Coddou, aunque pareciera dicho en sordina, lo cierto es que lo de “respetado” es una opinión mia y que no tiene nada de irónica. Nada. De hecho, supongo que sabiendo algunas cosas que ignoro podría adquirir el gusto por Dylan. pero bueno, está dicho que no me pasa nada con su música.

    Reply
  • 5. J González S  |  March 7, 2008 at 3:05 am

    Buen dibujo del artista conocido como Drawmo.

    Reply
  • 6. Roberto Carreño  |  March 9, 2008 at 10:17 am

    Me quedo con la sensación de que su gran legado fue la reestructuración del género de la canción, pero claro con tan firmeza que fue mucho más allá que sus generacionales y llegó a acomodarse en el mainstream hasta controlarlo.
    Al parecer no muchos músicos que estarían dentro del cuadro de cantautores reconocen una influencia directa de Dylan, más bien de gente como Cohen o McCartney, ¿curioso? Para nada, porque para haber entendido realmente a Dylan había que dominar un idioma que hasta hoy le es lejano a la gran mayoría, y en términos melódicos su obra es mucho menos radial que los otros mencionados.
    Lo cierto es que su marca ha crecido, y 10 años después vuelve para tocar ante el triple de público que su primera visita, ¿curioso? Para nada, “hoy nadie quiere perderse al último gran recomendado”, y es -para muchos- cool, taquillero e imperdible, pero también muy importante y un lujo ver en directo a un artista de tamaña experiencia.

    Saludos Marisol

    Reply
  • 7. cienfuegos  |  March 10, 2008 at 5:16 pm

    Muy buenas entrevistas. Qué notable lo de grondona sobre ‘la muerte de mi hermano’. yo la conocía en la versión “we are the world” chilensis de los noventa, y la encontraba totalmente dylan.
    raro lo que dice gatti sobre la manera de tocar guitarra de Dylan cuando hay tantos maestros gringos que lo han retado por tocar tan mal. de hecho en la gira entiendo que se va a los teclados a la tercera canción. no creo que haya que idealizarlo y ver puras cosas geniales en todo lo que haga o diga. más bien, creo que el verdadero homenaje es simplemente cantar sus canciones en la de uno e intentar el ejercicio imposible de ponerle letra en sudaca a like a rolling stone.

    a ver si coddou logra que su amigo fresán suelte algunas lyrics

    la relación dylan/redolés es más como la relación parra/redolés. creo que mauricio es el gran continuador del trabajo sesentero y setentero del sr. zimmerman. recuerdo un taller de las escuelas de rock en que acompañé a redolés al parad. 40 de sta. rosa y en que el tema de la “clase” fue justamente dylan. eso, me parece, es vivir like a rolling stone

    Reply
  • 8. Ricardo  |  July 14, 2009 at 11:18 am

    Mejor vivir Like Rolling Stone pero con wi fi y cuenta corriente, eso si que es sesentero!!!!!

    Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


©Kenichi Hoshine.

Depósito de textos publicados e inéditos de Marisol García, periodista en Santiago de Chile, especializada en música popular.


%d bloggers like this: