violeta parra, en argentina (1962)

April 13, 2008 at 4:09 pm 2 comments

Por Marisol García | texto de carátula
para edición en CD, 2008*.

*Se recomienda consultar esta investigación posterior del periodista Francisco Luque,
con nuevas precisiones sobre esta publicación.

Fueron circunstancias, y no un plan estratégico, lo que hacia 1961 ubicó a Violeta Parra en Argentina. Su paso por la pampa y Buenos Aires fue parte de la misma ansia abarcadora que antes la había hecho recorrer casi todo Chile, Polonia, la Unión Soviética y Francia; y que más tarde la llevaría por Finlandia, Alemania, Italia, Suiza y Bolivia. Si de modo póstumo la música de Violeta Parra se ha convertido en clave de alcance universal, también en vida fue la difusión del folclore chileno una causa a la que Violeta se abocó sin límites ni agendas.

Su estada en Buenos Aires no duró más de doce meses, pero le sirvió a Violeta para concretar un álbum significativo y con un nuevo foco en su discografía. Solitaria y tenazmente, desde una habitación sencilla de un hotel en calle Florida, la chilena fue preparando el que quería fuese su primer disco de “canciones revolucionarias”. Tal resultó su carga, que Violeta en Argentina quedó silenciado por décadas. La presente edición es la primera con su versión original y en disco compacto.

Por supuesto, no era ésta la primera vez que la chilena agudizaba su mirada social. Sus discos ya contenían temas elocuentes, como “Hace falta un guerrillero” o “Yo canto la diferencia”. Sin embargo, nunca un álbum suyo se había centrado como aquí tan íntegra y enfáticamente en la denuncia. Aunque muchas distracciones estimulantes iluminaban sus días —comenzaba su definitiva relación amorosa con el suizo Gilbert Favre, y su reciente trabajo sobre arpilleras le daba a su creatividad nuevos y coloridos cauces—, no por eso olvidaba la diaria constatación de desigualdad que la inquietaba desde su infancia. Comentó alguna vez: «De cada enemigo saco yo mi fuerza. De cada burla me nace el afán de hacer las cosas. De cada dolor. De cada golpe».

En estas canciones, Violeta reserva palabras de aliento para grupos de desposeídos —mapuches, mineros, indigentes—, cuyas historias coinciden en el mismo motivo de su desconsuelo, que no es otro que el abuso de poder. Lo hace con la fuerza más incontestable: la de su sola voz y guitarra, sin productor ni músicos invitados, en el último disco en el que su voz sonaría tan desprovista de arreglos instrumentales. Buscaba la atención de toda Argentina, para así extender luego su voz por el continente.

Su estada trasandina le sirvió a Violeta para difundir un poco más su música y su trabajo plástico. Cantó en la peña El Alero, de General Picó, y en el teatro bonaerense I.F.T. (Teatro Popular Israelita); conoció al famoso cantor Horacio Guarany; expuso algunos de sus óleos y hasta realizó una presentación en televisión. «No vengo a lucirme. Yo quiero cantar y enseñar una verdad —le escribe por esos días a Gilbert—, quiero cantar porque el mundo tiene pena y está más confuso que yo misma. Los argentinos necesitan de la verdad sencilla y profunda del canto americano». Pero la invitación de sus hijos para unírseles en un venidero festival en Finlandia cambió de nuevo su rumbo. En mayo de 1962, Violeta se embarcó a Europa en el Yapeyú. No regresaría a Chile sino hasta fines de 1965, luego de su más larga estadía en el extranjero.

La incansable Violeta Parra dejó en Buenos Aires este disco, y fijó luego su cabeza en decenas de nuevos proyectos. Así era su motor creativo: urgente, ambicioso, concreto. Quizás por eso no quiso darle muchas vueltas a la decisión de la disquera argentina de no publicar este material tal como estaba acordado, al parecer por la incomodidad que causó al interior del sello la dureza acusatoria de algunos versos. La obtusa mirada de la censura no supo apreciar entonces la trascendencia de canciones sociales que mantienen su vigencia a más de 45 años de su grabación. Pero, ¿podía detenerse en esa pequeñez una mujer a quien Europa esperaba con calidez, y que en menos de tres años ya tendría sus arpilleras colgadas en el Louvre?

Tras su muerte, en 1967, las canciones abandonadas en Argentina surgirían desordenadamente en discos no oficiales, cassettes mal grabados y ediciones indignas de su valor. Es probable que muchas de ellas hayan encendido también algunas de las voces de la Nueva Canción Chilena y de posteriores cantautores latinoamericanos de similar inquietud social. Es una noticia de marca mayor contar al fin con la edición del disco tal cual la planeó Violeta, incluyendo cinco títulos jamás difundidos: “La mazamorrita me dijo a mí”, “A cantarles a los porteños”, “Cantaron los pajaritos”, “La pericona dice” y “Salga la estrella de Venus”; esta última sobre una guitarra traspuesta de afinación campesina. A 90 años de su nacimiento, sigue siendo Violeta quien se nos adelanta en la entrega de regalos.

Violeta Parra en Argentina
Grabado en Buenos Aires durante 1961.
Todos los temas compuestos e interpretados por Violeta Parra.

El disco es propiedad de la Fundación Violeta Parra
Agradecimientos a Daniel Heffes; La Plata, Argentina.

*Se publicó bajo el título Violeta Parra en sus 90 años, como parte de una edición doble de CD y DVD.

Entry filed under: posts. Tags: .

entrevistas: grondona, gatti y redolés si tú no estás*

2 Comments Add your own

  • 1. violeta parra (discos) x « De Gira  |  August 13, 2009 at 9:22 pm

    […] Texto de carátula para edición en DVD (Warner, 2009) (+). […]

    Reply
  • 2. klara  |  October 27, 2012 at 5:57 pm

    como murio violeta parra?

    Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


©Kenichi Hoshine.

Depósito de textos publicados e inéditos de Marisol García, periodista en Santiago de Chile, especializada en música popular.


%d bloggers like this: