enorme piojo*

May 9, 2008 at 9:00 pm Leave a comment

El blog de la Asociación Gremial de Poetas Populares y Payadores de Chile (payadoreschilenos.blogspot.com) sube a un ritmo regular payas vinculadas a noticias locales. En las últimas semanas, se han llevado las suyas las memorias respectivas de Julio Martínez y el cabo Luis Moyano. Los versos de esta semana no podían tener otro destinatario que Benedicto Salinas, cantor, guitarrista, guitarronero y payador, que el lunes pasado cerró una vida de brillo en el canto popular y de dolor inconmesurable en lo personal. Meses antes de cumplir los 60 años de edad, el “Piojo” Salinas se llevó a la tumba los secretos de un trayecto alabado y prestigioso, pero con el que se quedó en deuda para la difusión y recursos a la altura de su talento.

“Siempre tuviste buen ojo / para el adecuado chiste: / En otra época triste, / en plena carnicería, / con tu alegre melodía / contagiaste poesía / y aliento enorme nos diste…”.

Las oncenas que Eduardo Peralta recitó esta semana en el velorio de Salinas, no pudieron esquivar la marca macabra que dejó la dictadura en su biografía. En junio de 1986, durante un allanamiento en La Cisterna a cargo de funcionarios del GOPE, la esposa, hijo y cuñada del cantor fueron asesinados, sin que hasta hoy se hayan determinado culpables. Ocho años de autoexilio en Holanda fueron el resultado práctico de aquel trauma, casi insoportable para cualquier ciudadano, pero, además, paradójico en quien había hecho su aporte al país precisamente a través de la picardía, el chiste espontáneo y el buen ánimo. Sólo un álbum (“Folklore confidencial”, 1981) registra el trabajo de un hombre que eligió batallar desde los escenarios, en vivo, sin pauta; en restaurantes, boites y festivales, y, sobre todo, en peñas. Allí forjó una familia creativa con compañeros como Santos Rubio, Jorge Yáñez y Pedro Yáñez; hombres dispuestos a medirse con un payador al que no era fácil responderle con ingenio. En la despedida, cuando ya es tarde para pedir reconocimientos, Eduardo Peralta confía en la compensación divina a un humor pagado con una vida durísima:

“Tu nombre de Papa estricto / al universo se integra, / Pues con ironía negra, / Dios en su morada santa, / sabe que es ángel quien canta, / Sabe que al Papa lo aguanta, / ¡Y sólo el Piojo lo alegra!”.

Entry filed under: columnas. Tags: .

peña de los parra (nota) los tres x

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


©Kenichi Hoshine.

Depósito de textos publicados e inéditos de Marisol García, periodista en Santiago de Chile, especializada en música popular.


%d bloggers like this: