entrevista a mal corazón

May 14, 2008 at 8:38 pm Leave a comment

Otros tiempos, otras voces

Sobre un sonido delicado y evocador, el grupo santiaguino se atreve a cantar acerca de romances egoístas y amores que miran a un abismo. Así le acomoda ver la vida a Mal Corazón.

Por Marisol García | EMOL, febrero 2004.

Hay cosas muy serias que comienzan en broma. Cuando Jorge Flores, el guitarrista del grupo Mal Corazón, le mostró por primera vez a la cantante Cathy Lean el tema “Todo peor”, lo hizo como quien cuenta un chiste: había compuesto a la rápida una canción tan pop y pegajosa, que jamás cabría en el repertorio de la banda.

Pero la melodía era muy buena. Y la letra de Cathy Lean se ajustó en su sarcasmo como un delicioso contraste. El productor Cristián Heyne la grabó con sincera dedicación, y el video resultó mucho mejor de lo esperado. Voilà: Mal Corazón tenía el mejor single de su carrera. “Todo peor” reimpulsa al disco Abismo, publicado el año pasado por una banda que —con cambios y recesos— acumula más de una década de trabajo, y que encuentra en estos pequeños accidentes sorpresas que justifican su persistencia.

Podrá hacer reír a algunos, pero el de “Todo peor” es ciertamente un chiste oscuro. Los versos son los de la anti-canción de amor por excelencia. Un estribillo que repite varias veces: “Sólo pienso en mí”, y que celebra una relación fugaz en la que ninguna de las dos partes quiere volver a verse.

—¿Por qué esa persistencia en el no acomodarse a lo que pudiera parecer “feliz”?
—A mí me acomoda, lo encuentro bonito. Encuentro mucha belleza en la cosa oscura. Llevo diez años vistiéndome de negro, y cuando me pongo colores me siento ridícula. Y también hay procesos internos, claro, lo he pasado mal. Ahora, creo que existen discos así, más angustiosos: el último disco de Radiohead yo no lo puedo escuchar, es terrible.

—Pero el grupo parece irse oscureciendo con los años.
—Yo creo que Mal Corazón con el López [Cristián, primer guitarrista y compositor, hoy en Javiera y Los Imposibles] era mucho más animado, jugado, yo cantaba con vestidos de flores… Pero nunca me sentí tan identificada con eso, hasta que empecé yo a componer. Y me di cuenta que lo que yo cantaba y lo que decía en las entrevistas, no era como yo era. Ahora me atrevo a salir al escenario con un collar medio sadomasoquista, y me río de eso, y lo encuentro estéticamente bonito.

—¿La idea es sufrir un poco?
—No, me acomoda. Yo lo paso muy bien en el escenario. Me transformo, lo paso increíble: fluir, fluir, fluir. Todo lo mal que lo paso, ahí sale. Y en camarín, después, siento como si me hubiera sacado diez kilos de encima.

También las canciones de Abismo reflejan esa comodidad. Mal Corazón es hoy un cuarteto (también con el bajista Giovanni Quezada y el baterista Cristián Córdova) que creativamente se sostiene en la dupla Lean-Flores, una sociedad que ha resultado, según la cantante, en un trabajo cómplice y fluido. “Por eso, éste es un disco totalmente espontáneo”, según Cathy. La producción de Cristián Heyne (Shogún) distiende en atmósferas bien definidas una combinación de guitarras y secuencias que podría haber resultado terriblemente densa, y que es capaz de mantener ciertos rasgos distintivos de la estética de Mal Corazón, más allá de los profundos cambios –personales y de estilo- que la banda ha experimentado desde la publicación de San Bernardo (1995), “un disco que, si dependiera de mí, lo mezclaría entero de nuevo”, asegura. Tan rápido avanzan hoy, que ya preparan un nuevo álbum para este año.

“Estamos en una situación muy distinta. Nos tomamos todo esto con mayor tranquilidad”, cree Flores, el único integrante de Mal Corazón que, junto a Cathy, se mantiene desde los inicios. “Aunque tampoco estuvimos nunca en la parada de necesito ser famoso, necesito sonar en la radio. La música es mi vida… aunque lo sea”, aclara Cathy. “La música siempre ha sido algo con lo que estamos en paz, aunque nos apasiona mucho. Por eso siempre planteamos esta publicación como algo de bajo perfil. Al hablar con el director del sello le dijimos al tiro: No vamos a ir al Mekano, no vamos a darle entrevistas a todo el mundo. ¿Te interesa? Si no te interesa, chao”.

—Y le interesó.
—Claro. Y [el single] “Abismo” prendió y ha sido más fuerte que cualquiera de los planes que podíamos tener con el disco.

—Pero qué hay de malo con lo popular. A ustedes también les gusta la música de la radio, ¿no?
—Cathy: O sea, sí. Cuando chica yo escuchaba Sheena Easton. Aunque suene a Jorge González o Javiera Parra, yo me crié con Camilo Sesto y Roberto Carlos, que es la música que escuchaba mi madre. Pero cuando eres músico hay otros niveles que entran: qué quieres hacer, qué miras desde afuera, qué discurso quieres entregar, en qué estado de ánimo te encuentras. Hay algo de ego, también, no es todo puramente musical.

Entry filed under: entrevistas. Tags: .

entrevista a alejandro lerner, cantautor entrevista a némesis

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


©Kenichi Hoshine.

Depósito de textos publicados e inéditos de Marisol García, periodista en Santiago de Chile, especializada en música popular.


%d bloggers like this: