entrevista a raphael, cantante

May 14, 2008 at 8:15 pm 1 comment

“Nací artista”

El cantante español llega a Chile para demostrar que está “bien, pero que muy bien” de ánimo, salud y garganta. El disco De vuelta justifica una gira por cuatro ciudades y un show en donde lo que importa no es tanto su voz, “sino mi alma”.

Por Marisol García (EMOL, mayo 2004)

Raphael avanza entre ciudades e incluso continentes y, a los 62 años, no parece mostrar signos de agotamiento. Ya es sorprendente que un hombre con más de cuarenta años de canto saque la voz para mostrar canciones nuevas y recuerdos de tiempos del franquismo. Pero el periplo adquiere categoría de milagro (para no pocos fans) si se considera su trasplante de hígado de hace un año.

—Estoy muy bien, muy bien. Pero que muy bien, ¿eh?— repite al teléfono desde Caracas, Venezuela, poco antes de embarcarse hacia Chile—. Es bastante meritorio verme como estoy: ninguna molestia, ninguna recaída…

—¿Ni en la voz?
—Pero es que lo importante es todo. Creo que mi propia persona ha superado a mi garganta. A la gente le gusta que le cante, pero sobre todo que esté bien. Porque la gente se ha convertido en estos meses en muy cómplice mía: pendientes de todo.

—Si la voz está a salvo, ¿siente que su vida artística está a salvo?
—No, porque lo que más uso es algo que no se ve, que es el alma.

—Esa filosofía parece actualmente en extinción.
—No lo sé, sólo te puedo hablar de mí, que no soy un cantante común; soy más bien un artista. Nací artista. Un cantante propiamente dicho, como Plácido Domingo, no solamente usa la voz, sino que trabaja una forma de hacer las cosas, de interpretar, donde involucra aspectos suyos mucho más importantes.

Siete músicos acompañarán a Raphael sobre los escenarios chilenos, dedicados a la promoción de un nuevo disco (De vuelta), caracterizado por la pompa de orquestas y arreglos enormes, y por versos que aluden al crecimiento interior de quien fuese alguna vez conocido como “er niño”. Compositores de la importancia de Alberto Cortez, José Luis Perales y Enrique Bunbury aportaron creaciones inéditas a este álbum, cuya presentación en vivo será acompañada de recuerdos y “de todas las canciones que la gente quiere escuchar”, según el cantante.

—Qué gusto ha tenido usted para elegir compositores.
—Digamos que nos hemos ido apoyando. Desde luego, es indudable que yo represento una época larga del trabajo musical en España, llevo 41 años representando este idioma, y he tenido la inmensa suerte de trabajar con compositores maravillosos, como Manuel Alejandro, [José Luis] Perales, Alberto Cortez… tantísimos. Asimismo, estoy encantado con la labor que ahora esta haciendo Enrique [Bunbury], porque es fenomenal conocer a la gente más joven que yo. Además, él es un gran raphaelista: lo hace encantado y se adapta perfectamente.

—¿Qué busca usted en un socio creativo?
—Soy bastante exigente, pero creo que los compositores me conocen lo suficiente como para saber qué me gusta. Ellos me asocian a ciertas maneras de interpretar, a un estilo que es muy amplio, porque siento que voy evolucionando cada vez más. Sin darme cuenta yo, ¿eh?

—¿Cómo así?
—Que evoluciono sin quererlo yo, porque para allá me llevan los tiempos. Y yo creo que ahí esta uno de los motivos por los que sigo vigente, porque no me quedo atrás nunca.

—La balada de amor actual es aburrida. Escuchar un disco suyo de los años sesenta puede ser mil veces más enriquecedor.
—Es que la canción de amor no es eso de decir “te amo, te amo, y el cielo es azul”. No. Yo siempre he contado historias, eso es lo que me interesa. Y ahí entra en juego tu labor interpretativa, sin duda. Entonces puedes contar una historia de amor, de desamor, de cualquier cosa, siempre y cuando tengas una gran letra y una gran música. No es bueno que los músicos hoy en día se apoyen simplemente en el ritmo.

—Sigue sintiéndose cómodo sobre un escenario.
—Siempre, totalmente. Sé que es difícil de explicar, pero hay gente que necesita de mucho ensayo y esfuerzo, y otra que lo hacemos de modo natural. Afortunadamente, yo tengo una forma de cantar en la que solfeo intuitivamente. Pero eso no es ningún merito, es como nacer con el pelo rubio.

—En Chile estará en un elegante casino y luego en un estadio popular. ¿Se adapta usted al público?
—No, para nada, yo canto siempre igual. No me dejo cambiar por el público ni por el local, ni siquiera por la ciudad. Canto igual en la ciudad más grande del mundo, como en la más pequeña. En Rusia, Sebastopol, Nueva York, la Patagonia: cuando salgo a cantar me olvido de dónde estoy. Me importa muchísimo el público, es vital para mí.

Dentro de ese aprecio, Raphael asegura que la gente de Chile “es especial”. Hace cuatro años no se presenta en nuestro país, y las fechas programadas aseguran música suficiente.

—¿Algún mensaje de saludo previo?
—Que hay Raphael para todos.

Entry filed under: entrevistas. Tags: .

entrevista a luisín landáez, cantante entrevista a ciro pertusi, voz de ataque 77

1 Comment Add your own

  • 1. elfilosofoloco  |  June 11, 2009 at 12:47 am

    Bravo Raphael, para siempre en la historia de la música con letras de oro.
    Gracias, mil gracias por seguir entre nosotros llenándonos el alma de signicado.
    Un fiel admirador de la Persona Raphael.

    Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


©Kenichi Hoshine.

Depósito de textos publicados e inéditos de Marisol García, periodista en Santiago de Chile, especializada en música popular.


%d bloggers like this: