entrevista a santo barrio

May 14, 2008 at 9:47 pm Leave a comment

Otros tiempos, otras voces

Cuidado en lo técnico y con versos de propuesta, Plan maestro marca la primera década de vida para Santo Barrio, una banda que nació con ganas de decir muchas cosas urgentes, y que hoy se preocupa por llamar la atención… pero desde un sustento artístico intachable.

Por Marisol García | EMOL, marzo 2004.

El sonido de Santo Barrio es más poderoso, claro y certero ahora, en Plan maestro, que lo que se escuchaba en sus dos discos anteriores. Lo reconoce el auditor, pero también el grupo, que ha calificado este álbum como “El más trabajado en estudio”. A diez años de su partida, Santo Barrio no es sólo el combo chileno de rock-tropical (por inventarles una etiqueta) más duradero del país. Pueden ya considerarse, con toda propiedad, también como los más profesionales dentro de ese subgénero.

—Cuando partes quizás tienes otras prioridades, pero con el tiempo te das cuenta de la importancia de mostrar algo técnicamente impecable. Es como reafirmar que nos tomamos el grupo muy en serio. Es una forma de sonar bien, pero también de mantener el interés de la gente, e incluso conquistar a un público nuevo.

—Las bandas numerosas implican, obviamente, mayor debate. ¿Es eso un problema en Santo Barrio?—Somos hartos, claro. Y en este disco hubo un especial trabajo de taller; medio duro, la verdad, de escuchar y tener que seleccionar. Hay canciones que llegan y que son muy bonitas, pero que no entran en el universo sonoro de Santo Barrio.

—¿Cosas como qué?
—Más rock-pop, más progresivas…

O sea, que Santo Barrio tienda al “mestizaje” no significa que lo acoja absolutamente todo. Si bien Plan maestro ha afinado su trabajo en bronces y el ritmo impreso a citas caribeñas —apoyados, por cierto, por el productor venezolano Gelson Briceño y una lista de invitados que incluye a Joe Vasconcellos e integrantes de Cholomandinga y Weichafe—, la línea base de canción rock sigue siendo un molde innegable en las composiciones de este grupo unido en 1995 sobre su común gusto por Mano Negra (y con el inicial liderazgo del cantante y letrista César Farah, ya alejado). Es rock de raíz afrocaribeña, con la bandera de la protesta aún bien alzada.

—Si el punk fue un referente tan importante para Santo Barrio en sus inicios, ¿qué puedes decir sobre el mucho o poco punk que va quedando en el grupo a estas alturas?
—Es una pregunta que requeriría mucho tiempo de respuesta. Obviamente, optar por la sofisticación tiene algunos costos. Es cierto que el punk fue muy importante para nosotros, y sinceramente esperamos que ese espíritu se mantenga en los textos o en la relación que, por ejemplo, podemos tener con otras bandas. Sigue en pie nuestra crítica a la falta de diversidad, o la visión homogénea del mundo. Pero encontramos una causa también en la manera de relacionarnos, o en estar dispuestos para proyectos sociales.

Los versos reivindicatorios (escritos, casi todos, por Cristóbal e Iván Nuñez, cantante y bajista) siguen siendo importantes para Santo Barrio, y en Plan maestro hay dardos contra las pretensiones arribistas, la pusilanimidad hacia los problemas circundantes y, cómo no, la frivolidad televisiva (“Gases del oficio”). Las causas eran más amplias y hasta inasibles cuando Santo Barrio se inició, pero hoy el enemigo es presencia cotidiana en nuestras vidas, un virus de alienación del que ni ellos mismos pueden sustraerse.

—Chile puede haber avanzado en muchos aspectos, pero es lógico que no es el país con el que uno soñaba hace cinco o diez años. Yo creo que si bien todo lo que pudimos hacer en los años noventa fue súper honesto, también puede haber nacido de una lectura un poco adolescente.

—¿Fueron ingenuos?
—Más que ingenuos, nos sentíamos “tocados” por un montón de temas y nos parecía importante asumir una postura ante ellos. Pero va pasando el tiempo y sientes la necesidad de no ser reiterativo ni demagógico. O sea, criticar; pero desde un lugar coherente con nuestra realidad: de estudiantes, de músicos, de chilenos. No puedes ser como esas bandas que le cantan a los mismos problemas en cada disco; las mismas temáticas, la misma semántica.

—Se ve mucho entre los punk.
—Claro, pero también en el folclor urbano. En Plan maestro hay nuevos conceptos, quisimos trabajar otra semántica.

Entry filed under: entrevistas. Tags: .

entrevista a isabel parra, cantautora entrevista a los tres

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


©Kenichi Hoshine.

Depósito de textos publicados e inéditos de Marisol García, periodista en Santiago de Chile, especializada en música popular.


%d bloggers like this: