piazzolla, el mal entendido, diego fischerman y albert gilbert (biografía, ensayo)

December 27, 2009 at 7:19 pm 2 comments

el tango que no se baila

Llega a librerías chilenas la mejor biografía sobre Astor Piazzolla, el tanguero más insultado de la historia de Argentina pero el único al cual se le escucha hasta hoy buscando vanguardia; bien lejos de Gardel, el pañuelo al cuello y la postal de Caminito.

Por Marisol García | revista Capital, noviembre 2009.
“Era necesario sacar al tango de esa monotonía que lo envolvía, tanto armónica como melódica, rítmica y estética. Fue un impulso irresistible el de jerarquizarlo musicalmente y darle otras formas de lucimiento a los instrumentos. En dos palabras, lograr que el tango entusiasme y no canse al ejecutante ni al oyente, sin que deje de ser tanto, y que sea, más que nunca, música”.
–Astor Piazzolla en las notas del disco Tango moderno.

Un hombre definido en vida por la polémica no merecía una biografía convencional. Antes que el detalle cronológico de los supuestos hitos en su trayectoria, fueron la profundidad, la precisión técnica y un impresionante acopio de referencias la inteligente opción de los periodistas Diego Fischerman y Abel Gilbert para rendirle justicia escrita al músico que los ocupó en Piazzolla, el mal entendido (Edhasa, 403 pp.). Eso, en lo formal. El ánimo que sostiene este libro, su foco inasible y su más alabada cualidad, es la  sensibilidad de los autores para interpretar a Astor Piazzolla también en sus silencios, sus temores, sus rabias y frustraciones. Por su rigor, Página 12 definió a este libro como “una verdadera persecución”, pero incluso fuera del estricto recorrido biográfico, ésta es una investigación mayor para cualquier interesado en la música: más allá de lo evidente, registra muy bien los procesos sociales y sicológicos que explican, por ejemplo, el surgimiento de un genio sin impulso alguno de su entorno, y los resquemores que éste genera entre sus pares aun cuando su aporte hace crecer a su círculo completo. Éste es un libro interesante incluso para ignorantes del tango, mas no para lectores desinteresados en la música.

Mar del Plata, Nueva York, Buenos Aires, París, Milán, Roma: los diez capítulos se separan sólo por fechas y ciudades, pues la historia de Piazzolla es la de un cosmopolita. Lo que importa no es el recuento de anécdotas de choque cultural ni volver sobre el tópico de la soledad a distancia. Las ciudades en las que la música de Piazzolla se va gestando la marcan y la explican: Nueva York, y el encuentro infantil (y casi casual) con un bandoneón en Chinatown. París, con su brillante oferta de jazz en los años 50, y dos encuentros definitorios: el octeto de Gerry Mulligan y la pianista Nadia Boulanger (“no abandone jamás esto. Ésta es su música. Aquí está Piazzolla”, lo envalentonó ella, de modo crucial). Roma y la primera aproximación al rock experimental, en los años 70. Buenos Aires, al fin, como espacio de choque y de provocación entre su mirada de vanguardia y el apego local a una convención musical ya entonces con estatus de patrimonio inamovible:

“El mundo del tango era, para ese entonces, como esas estrellas cuya luz sobrevive miles de siglos su propia materia; ya no producía casi nada pero, todavía durante varias décadas más, se proclamaría como representativo de la sociedad porteña. Para ese universo, Piazzolla fue «el mal»”.

“Traidor”, “apóstata”, “sobreintelectualizado”. Los insultos de la comunidad tanguera hacia Piazzolla no cesarán hasta su muerte, y el músico los enfrentará con sucesivas estados de desdén, frustración y coraje. “Me molesta en él que a veces quiere asustar a la gente con arreglos extraños”, dirá el respetado Aníbal Troilo. El conflicto del autor de “Adiós, Nonino” con el tango convencional era básico: no creía en él como un acompañamiento para el baile en pareja. “[Para Piazzolla] el baile era una puesta en escena: se podía prescindir de ella”, explica el libro. “Lo que ocurre «de la cabeza a los pies» le interesa poco o nada. La cabeza es el cuerpo que se escucha”. Su paso juvenil por las orquestas de tango más importantes de las décadas de los 40 y 50 (las de Aníbal Troilo, Osvaldo Pugliese, y otras) no amainaron su vocación subversiva, que se encauzó de modo poderoso una vez que el músico se independizó en la dirección de sus propios conjuntos, el más importante de los cuales fue el Octeto Buenos Aires.

Los músicos que van forjando su gusto y filosofía –Stravinsky, Gershwin, Bernstein, Mulligan– habían sido, también, famosos por su rechazo a la ortodoxia. Esa inasibilidad no nace desde una ideología –el libro es enfático en descartar al autor argentino como un intelectual– sino desde el mismo desprecio por las convenciones que más tarde lo hará adherir a confusas y contradictorias corrientes políticas (incluyendo palabras de simpatía hacia Augusto Pinochet y la composición de una banda sonora para una película pro Allende de Helvio Soto). En ésas y otras áreas Piazzolla será eterna víctima de los malos entendidos; muy probablemente, porque a él no le interesó nunca aclararlos. El músico a quien su padre bautizó con un nombre inventado, creció de ahí en adelante entre definiciones abiertas y enfrentadas, como el hecho de ser un tanguero a quien los intérpretes de tango nunca terminaron de aceptar, y un músico al que su audiencia aplaudió por las razones equivocadas. Piazzolla fue ése al que nadie entendió.

Entry filed under: discos. Tags: , .

juan pablo gonzález, musicólogo x2 entrevista a philip glass, compositor

2 Comments Add your own

  • 1. diego fischerman  |  December 30, 2009 at 2:10 pm

    Muchas gracias por la atentísima lectura. Y, por supuesto, por las alabanzas.

    Reply
  • 2. Emilio Gordillo  |  December 31, 2009 at 2:13 am

    Gracias una vez más por tus textos, Marisol.

    Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


©Kenichi Hoshine.

Depósito de textos publicados e inéditos de Marisol García, periodista en Santiago de Chile, especializada en música popular.


%d bloggers like this: