Paula Miranda: «La ausencia-presencia de Violeta es en él muy fuerte»

August 18, 2014 at 1:46 am

La profundidad de La poesía de Violeta Parra (2014, editorial Cuarto Propio) no es sólo evidente en la calidad de su análisis, sino también en el rigor de su método. La especialista en poesía chilena Paula Miranda, académica asociada de la Facultad de Letras de la Universidad Católica, calcula que escribir el libro le tomó veinte años. Sucesivas entrevistas con Nicanor Parra fueron parte de ese proceso.

—Yo creo que él tiene una influencia fundamental en estimular la creatividad incesante de Violeta. Está allí con su consejo y apoyo para que recopile la tradición, pero también le trasmite su espíritu anti. Es muy interesante el cambio que se produce en Violeta, después de Poemas y antipoemas (1954): recopila y compone cuecas, pero a la par, compone sus anticuecas; escribe sus décimas, aunque transgrede mucho de esta tradición y además compone «centésimas» (género inexistente antes de ella); compone el ballet “El Gavilán”, cuya música es inmensamente experimental y desconstructiva. De ahí, a la composición de sus creaciones más plenas y originales, hay solo un paso. Yo creo que lo académico (en el sentido de su condición de investigadora) y lo experimental poético le viene a ella en primer lugar de Nicanor.

—¿Qué sabes sobre las lecturas sugeridas por Nicanor Parra a su hermana?
—Por testimonios de don Nicanor, tengo la certeza de que gran parte de la cultura letrada de Violeta Parra, le llega a través de su hermano. Ella es muy cercana y sensible al clima intelectual que rodea a su hermano, el que es muy amplio, tanto en los años treinta como en los años cincuenta, especialmente el 58, en Concepción y Santiago. Hay muchas sugerencias de lecturas para Violeta, provenientes de Nicanor, otras, en las que él le lee a su hermana sus hallazgos; pero también hay influencia de otras personas. Violeta conoce personalmente a Jorge Millas, Pablo de Rokha, Enrique Lihn, Alejandro Jodorowski, Luis Oyarzún, Enrique Bello, Gastón Soublette, etc. Trabaja en muchas ciudades junto a Soublette y también con Gonzalo Rojas. Para ella, aparte de lo afirmado en “La cueca de los poetas” es Lihn el «honorable cantor de los cantores mayores». Este dato no es menor. Nos muestra una Violeta que siente cercanía por una poesía muy distinta a la suya: escrita, urbana y psico-filosófica. Por otra parte, Nicanor ha sido toda la vida alguien que dialoga y desafía permanentemente a quienes tiene cerca. Con Violeta, no creo que haya sido distinto. A su vez, ella era alguien con enormes facultades de comunicación y aprendizaje y muy asertiva en sus relaciones, lo que le permite asimilar con admirable facilidad muchos saberes.

—¿Crees que la obra de Violeta Parra ha influenciado la poesía de Nicanor? ¿Cómo?
—Yo creo que sí. Comparten de partida una infancia hiperestimulada artísticamente y hay entre ellos mucha sinergia. En los inicios de la obra de Nicanor hay fuertes marcas de las vertientes populares de las que bebe Violeta: el romance, la cueca (la cueca larga), la décima, los refranes y dichos populares, la lira popular. Nicanor está también muy influido por la música de su propia familia, y la de otros. Hoy asegura que es la cueca, el discurso poético más perfecto (me regaló hace una semana un CD con cuecas «apianás», con las que está fascinado). Pienso, y aquí propongo sólo una hipótesis, que la mayor influencia en él ocurre después de 1967, después de que Violeta nos deja. La ausencia-presencia de Violeta es en él muy fuerte, tanto así, que pareciera ser que Nicanor llegará a sus cien años, para suplir en parte esa vida que no pudo completarse (esta idea me la sugirió el poeta Raúl Zurita). Su poesía después de 1967 se hace más sintética, hablan libremente otras voces, hay más musicalidad y libertad en la expresión, aparecen sus artefactos, está mayormente desplegado su discurso social y crítico…creo que hay una revisión fuerte de su propuesta poética y antipoética, después de la partida de Violeta, pero este es un tema que habrá que estudiar más en profundidad.

(entrevista de Marisol García, julio 2014).

Entry filed under: entrevistas, posts. Tags: .

Payo Grondona (1945-2014) Catalina Rojas: «Sin Nicanor no existiría La Negra Ester»


©Kenichi Hoshine.

Depósito de textos publicados e inéditos de Marisol García, periodista en Santiago de Chile, especializada en música popular.


%d bloggers like this: